Los Nietos del 98

Los Nietos del 98 nacieron entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Con la pérdida en 1898 de las últimas colonias españolas, Cuba, Puerto Rico y Filipinas, muchos intelectuales españoles, entre los que destacan los escritores de la Generación del 98, aprovecharon para hablar del mal momento por el que pasaba España.Sigue leyendo «Los Nietos del 98»

¿Sabías que…?

IX ¿Hambre de quién sino de ti?Sanos celos, tierna soledad,mirar y no verla: morir,mujer valiente, no en maternidad. Lágrimas que escuecen al llorar.Pura inocencia, que obligándomecon el paso de los años a notarque eras frágil, y dejándome una triste pena sin igual.Mas la adoro, madre melancólica,y la debo lo que no cabe en el mar.Sigue leyendo «¿Sabías que…?»

Cuatro Poetas y una aprendiz… Cinco Sonetos.

XXI No me sucede lo que a aquel poeta que versifica a una beldad pintada, y al cielo mismo emplea como adorno, midiendo cuanto es bello con su bella; y en henchidas imágenes la acopla al sol, la luna y a las gemas ricas y a las flores de Abril y las rarezas que elSigue leyendo «Cuatro Poetas y una aprendiz… Cinco Sonetos.»

Nanas de la cebolla

En rigor, Miguel Hernández pertenece, por edad, a la llamada «generación del 36». Sin embargo, su trayectoria y sus relaciones con los poetas del 27 lo sitúan entre ellos como «hermano menor» o «genial epígono» (según Dámaso Alonso). Nació en Orihuela, Alicante el 30 de octubre de 1910, de padres muy humildes. Para ayudarles tuvoSigue leyendo «Nanas de la cebolla»

CON LA INMENSA MINORÍA

Juan Ramón Jiménez AURORAS DE MOGUER El rocío ­­-¡alba pura!- y las estrellas tienen desnudo al mundo de los hombres dormidos; y el mar, saliéndose, le arrulla                                                       una alborada inmensamente nueva y blanca. Todo es flor –nardo, estrella-, como una dulce nieve de abril, grata -como si fuese realidad el mito de la luna queSigue leyendo «CON LA INMENSA MINORÍA»

A Pablo Neruda,con Chile el el corazón

No dormiréis, malditos de la espada, cuervos nocturnos de sangrientas uñas, tristes cobardes de las sombras tristes, violadores de muertos.   Su noble canto, su pasión abierta, su estatura más alta que las cumbres, con el cántico libre de su pueblo os ahogarán un día.   No dormiréis.   Venid a ver su casa asesinada,Sigue leyendo «A Pablo Neruda,con Chile el el corazón»