ADMITO

Admito haber sentido siempre el miedo

que nunca amanecer ver me ha dejado;

admito, por lo cual, que del tejado

no caigo ni siquiera estando pedo.

Admito haber perdido la noción

del encuentro primero que buscaba;

admito, por lo tanto, que le daba

el último suspiro al corazón.

Admito que tu amor me importa un bledo

y a pesar de no irme de tu lado

que fueras a irte tú no me esperaba.

Admito, por lo tanto, que el pecado

salvó todo lo que más me importaba

a cambio de perder yo la razón.

La Herida del Pecado

Publicado por Flor Ka

El poeta es, por definición, póstumo. Comienza a vivir después de su muerte, y, cuando está vivo, camina con un pie en la tumba. Eso produce una especie de cojera que da a su aspecto cierto encanto. JEAN COCTEAU

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: