A LA HOGUERA


No sé quién eres.
Sé que no te nombro por dentro.

No sé quién eres.
Sé que no me ahogo en lamento.

No sé quién eres.
Sé que no miento.

No te añoro.
No te siento.
No busco tu encuentro.

Creí una vez que eras tú
quien me alentó una mañana,
vistiéndome con la luz
que entró al abrir la ventana.

Bah, mi llanto no es verdadero,
ni recuerdo que lo fuera,
mas si algún día fue sincero
sin dudar lo eché a la hoguera.

El caso es que me dolía
una despedida.
Sería tu ausencia,
o pudo ser la bebida.

Pudo ser que ocuparas mi existencia
justo cuando esta se hundía en lodo.
Pudo ser que mataras mi inocencia,
pudo ser y lo fue, en cierto modo.

El caso es que mi llanto
es falso por completo.
No diré que en tu encanto
no sentí amor repleto…

Pues mentiría.

Pero no sé quién eres,
con lo cual, no sé
qué te quería.

GRACIAS

Publicado por Flor Ka

El poeta es, por definición, póstumo. Comienza a vivir después de su muerte, y, cuando está vivo, camina con un pie en la tumba. Eso produce una especie de cojera que da a su aspecto cierto encanto. JEAN COCTEAU

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: